PUBLICADO EN FACEBOOK – 18 DE ENERO, 2022

Hola a todos, este martes les quiero compartir un artículo que nos habla de LAS COMPETENCIAS CLAVE QUE SE DEBEN ADQUIRIR EN LA PRIMERA INFANCIA PARA UN DESARROLLO PLENO, entre ellas tenemos la comunicativa, por eso es importante describir a los niños todo lo que hacemos, leer cuentos y hacer actividades de pregunta-respuesta, está la competencia matemática, el conocimiento de la interacción con el entorno, la social y ciudadana, entre otras.

LAS COMPETENCIAS CLAVE QUE SE DEBEN ADQUIRIR EN LA PRIMERA INFANCIA PARA UN DESARROLLO PLENO


Por Angel | Fecha: 18 Enero 2022

Hemos oído hablar en múltiples ocasiones de lo importantes que son los primeros años de vida para el desarrollo infantil. Una pregunta que se suelen hacer a menudo las familias es la que se refiere a las competencias básicas que deberían adquirir sus hijos durante este periodo educativo. Pues bien, aclararemos a continuación cuáles son y en qué consisten.

¿Qué son las competencias básicas?

Son el conjunto de capacidades que cualquier niño debe desarrollar en la primera infancia para resolver las situaciones que se encuentre en los distintos contextos de la vida. Y tendrá que hacerlo de la forma más integrada posible y mediante la siguiente estructura: conocimientos, habilidades y actitudes personales.

La clave para alcanzarlas desde el punto de vista psicopedagógico reside en las experiencias que los menores viven a través del juego y de la interacción con sus iguales y su entorno. Siempre considerando el proceso desde el punto de vista individual, respetando los tiempos y necesidades de cada uno.

Cuáles son y en qué consisten

Las competencias básicas durante la etapa de 0 a 6 años se dividen en:

  1. Comunicativa

    Para mejorar y potenciar la interacción necesitamos aplicar el lenguaje, ya sea gestual u oral, y este se adquiere en los primeros 6 años de vida. Para que el niño lo asimile, debemos dotarle de experiencias en las que ponga en práctica esta habilidad y le proporcionen, al mismo tiempo, un rico vocabulario. Por eso es importante describir a los niños todo lo que hacemos, leer cuentos y hacer actividades de pregunta-respuesta.

  2. Matemática

    Con las nuevas metodologías de aprendizaje de las matemáticas se intenta proporcionar a los alumnos experiencias a través de juegos y actividades manipulativas, así como integrar conceptos de la geometría y la resolución de problemas.

    Un ejercicio práctico y sencillo que se puede realizar en familia es jugar a identificar las formas geométricas que nos acompañan en nuestra vida cotidiana. Podemos plantear la siguiente pregunta: ¿Cuántas cosas con forma de triángulo están presentes aquí? Un trozo de pizza, una señal de tráfico, por ejemplo, y seguiremos así hasta nombrarlas todas.

  1. Conocimiento de la interacción con el entorno

    El aprendizaje tiene un componente de imitación muy destacado y este se consigue relacionándonos con otros. Cuantas más oportunidades de interacción ofrezcamos, más oportunidades de aprendizaje posibilitaremos, ya sea en casa, en la escuela infantil, en el colegio o en el parque. De este modo activamos las llamadas ‘neuronas espejo’, que nos permiten sentir empatía, imitar a los demás o interpretar lo que está haciendo-sintiendo el otro. Estas células del sistema nervioso son fundamentales para entender el entorno.

  2. Social y ciudadana

    Ayuda a entender las reglas de interacción social y a saber cómo comportarse en cada momento.

    Hacer una fila para subir al tobogán implica diversos aspectos, como respetar el turno, saber esperar o ayudar al compañero a subirse. De este modo se inician la colaboración y las relaciones sociales.

  3. Competencia emocional

    Aprender a identificar las diferentes emociones que existen, entender también que todas son buenas, válidas y útiles y comprender cómo responder ante ellas. Esta es la herramienta principal para después poder gestionar emociones como la tristeza, la frustración, el enfado o la alegría desde temprana edad.

    Existen diversas actividades como la asociación de emociones a colores o los juegos de imitación gestual que, en primera instancia, les van a facilitar la identificación de las emociones y, posteriormente, les permitirán que las expresen de manera adecuada. Todo ello redundará en una buena salud emocional y en el desarrollo de una positiva autoestima.

  4. Tratamiento de la información y competencia digital

    Los niños nacen ya en un mundo tecnológico y desde que son bebés se relacionan con las nuevas tecnologías. Por eso es importante que desde pequeños aprendan a interactuar y a saber cómo buscar y usar la información que les llega. Con esa intención debemos facilitarles herramientas para expresar y ampliar sus conocimientos sobre distintos aspectos que les interesen.

    Si un niño se siente especialmente atraído por el mundo animal, podemos enseñarle cómo buscar información —por ejemplo, vídeos apropiados que les cuenten cosas interesantes sobre ese tema—. Igualmente, facilitaremos el desarrollo de determinadas destrezas; aquellos a los que les gusta, por poner el caso, construir con piezas de Lego pueden buscar modelos en Internet para luego copiarlos.

  5. Cultural y artística

    Es la que les enseña a observar, a escuchar, a interpretar el entorno, a representarlo e investigarlo a través de la experimentación. Por ejemplo: enseñarles los colores básicos a través de la obra de Miró.

  1. Autonomía e iniciativa personal

    María Montessori lo explicaba muy bien en su célebre frase “Ayúdame a hacerlo por mí mismo”. Favorecer la autonomía y la experimentación en la enseñanza proporciona a los niños seguridad en sí mismos y una autoestima sana.

  2. Aprender a aprender

    Consiste en que los niños disfruten aprendiendo, que vean el proceso como una diversión. Esto se consigue fomentando en ellos los descubrimientos con ilusión, para que logren tanto celebrar los éxitos como comprender que a través de los errores existen grandes oportunidades para crecer en conocimientos.

    Teniendo en cuenta lo que significa adquirir todas estas competencias básicas, está claro que la clave para su asimilación son los 6 primeros años de vida. No solo por ser una etapa de gran receptividad, que también, sino porque es el momento decisivo para aprender jugando, para descubrir lo divertido y satisfactorio que resulta el conocimiento y las sensaciones que se tienen cuando se experimenta y aprende. Este hecho facilita mucho el desarrollo de las múltiples habilidades que los van a acompañar durante toda la vida.

Fuente: Sapos y Princesas.

* ¿Qué te pareció el artículo?, ¿estás ayudando a tu hijo(a) a desarrollar sus competencias básicas?

Con el gusto de siempre, esta página está dirigida para todos ustedes, que, como yo, están interesados y comprometidos con el mundo de la educación; todas sus participaciones, opiniones y comentarios son muy bien recibidos.

Nos vemos el próximo martes…

Angel


Enlace de referencia: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/educacion-colegio/competencias-basicas/