PUBLICADO EN FACEBOOK – MARTES 21 DE JUNIO, 2022

Hola a todos, este martes les quiero compartir un artículo que nos habla de los MODELOS DE CRIANZA TÓXICOS: ¿CÓMO EVITAR REPETIRLOS EN LA EDUCACIÓN DE NUESTROS HIJOS?, entre las claves están el tomar conciencia (la línea de la vida), reconocer los patrones que repites, cuestionar tus creencias en torno a la crianza, conocer a nuestro hijo(a) y ponernos en su lugar, entre otras.

MODELOS DE CRIANZA TÓXICOS: ¿CÓMO EVITAR REPETIRLOS EN LA EDUCACIÓN DE NUESTROS HIJOS?


Por Angel | Fecha: 21 Junio 2022

¿Sientes que la forma de educar a tus hijos no es 100% "tuya"? ¿Que a veces reproduces patrones, creencias o acciones, que en realidad no tienen nada que ver con tu esencia?

Quizás estés reproduciendo un modelo de crianza que tú viviste en tu infancia, con tus padres. Y es normal, esto ocurre con muchísima frecuencia; lo que vivimos de niños deja una huella en nosotros, tiene un impacto innegable.

Así, es normal que la forma en la que nos educaron de pequeños, influya en la forma que tenemos nosotros de educar a nuestros hijos. Al final, hablamos de patrones muy interiorizados, que reproducimos sin darnos cuenta.

Sin embargo, a veces estos patrones o modelos de crianza resultan ser nocivos para los niños; hablamos de patrones de crianza tóxicos. Pero, ¿qué es un modelo de crianza tóxico y cómo identificarlo y cambiarlo para favorecer el desarrollo de nuestros hijos? Hablamos de algunas pautas que nos pueden ayudar.

CÓMO CONSTRUIMOS NUESTRO MODELO DE CRIANZA

Aunque pensemos que todas las cosas las hacemos conscientemente, y escogiendo con libertad, esto no es así. Todos heredamos creencias, patrones y modelos de nuestra infancia, que reproducimos en mayor o menor medida con nuestros hijos.

Así, la forma que tenemos de educar nace de todo esto, pero también de decisiones que sí tomamos conscientemente, de nuestro autoconcepto, nuestra identidad cómo padre o madre, nuestras exigencias, las expectativas que depositamos en nuestros hijos...

Lo importante es poner luz a todo ello y empezar a tomar consciencia de los factores que influyen en nuestro modelo de crianza actual.

¿QUÉ ES UN MODELO DE CRIANZA TÓXICO?

Y sobre todo, identificar si este es un modelo tóxico para nuestros hijos. ¿Qué sería un modelo de crianza tóxico? Encontramos diferentes niveles o grados (el grado más extremo: el maltrato infantil).

Pero hablamos sobre todo de un modelo donde primen los castigos y el autoritarismo, que les impide avanzar, entorpeciendo su desarrollo físico y emocional, que les genera malestar, que no pone en el centro sus necesidades, que no respeta sus ritmos, que les exige demasiado (expectativas que depositamos en ellos), que les resta autonomía o les sobreprotege, etc.

En definitiva; un modelo tóxico podría considerarse aquel que no favorece un desarrollo favorable en todas las esferas de la vida del niño.

PODEMOS CAMBIAR NUESTRO MODELO DE CRIANZA

Por suerte, lo que "heredamos" o aprendimos de nuestros padres, a veces sin darnos cuenta, puede cambiarse si empezamos tomando conciencia de ello.

No hablamos de buscar "culpables", o de revivir el pasado para quedarnos ahí; hablamos de entender por qué actuamos como lo hacemos y cómo podemos cambiarlo. Y sobre todo, de encontrar el estilo o modelo de crianza que más beneficie a nuestros hijos, y con el que nos sintamos más a gusto.

CLAVES PARA EVITAR REPETIR MODELOS DE CRIANZA TÓXICOS CON NUESTROS HIJOS

Toma conciencia: la línea de la vida

Empieza por tomar conciencia de qué patrones de crianza reprodujeron tus padres contigo, y el impacto que ellos tuvieron en tu vida.

Un ejercicio que puede resultarte útil para recordar y ubicar vivencias es el de la línea de la vida. Se trata de trazar una línea horizontal en una hoja, a modo de eje cronológico, donde iremos situando las cosas importantes que nos han sucedido desde que nacimos, pero enfocado a la educación recibida y a los padres; arriba pondremos los hitos positivos, y abajo, los que han tenido un impacto negativo.

Por ejemplo, "con 6 años recuerdo que mi padre me castigó sin poder ir a una fiesta de cumpleaños porque no había hecho los deberes", o "de los 10 a los 12 años recuerdo que mi madre era muy exigente conmigo en las notas".

Se trata de ubicar estas experiencias en un polo negativo y en otro positivo; ¿qué impacto tuvieron en tu vida? ¿Cómo las recuerdas hoy? Puedes también escribirlo en un papel.

Reconoce los patrones que repites

Una vez hayas identificado esos patrones; por ejemplo, sobreexigencia de los padres, expectativas muy rígidas depositadas en ti, autoritarismo, falta de cariño, castigos... Intenta pensar en aquellas acciones, de las mismas que viviste tú, estás reproduciendo con tus hijos.

¿En qué acciones intuyes, o vislumbras, la esencia de tu padre? ¿Y la de tu madre? ¿Cómo puedes cambiarlas? El primer paso es identificarlo, para después trabajar en el cambio.

Cuestiona tus creencias en torno a la crianza

Es importante que entendamos que la forma en la que nuestros padres nos educaron se situaba en un contexto social e histórico muy diferente, ya que eran otras épocas, donde quizás estaba bien visto dar un azote de vez en cuando, o imponer las cosas a los niños, ser autoritarios...

Pero las cosas cambian, la sociedad evoluciona. Empieza a cuestionar tus creencias en torno a la maternidad y la crianza; seguramente, como todos, has heredado mil mandatos y mil formas de pensar que en la época de nuestros padres "eran normales", pero ahora no.

Identifica estas ideas y empieza a cuestionarlas; ¿por qué pienso de esta forma? ¿Hasta qué punto es una creencia "mía"? ¿Esto se puede aplicar en la actualidad? ¿En qué beneficia a mis hijos?

Empieza por cambios pequeños

Está claro que el cambio en el modelo de crianza no resultará sencillo, y mucho menos algo rápido. Su cambio será progresivo.

Así que te animamos a hacerlo poco a poco. Si por ejemplo has identificado que estás siendo muy rígida y fomentando una disciplina excesiva con tus hijos, puedes probar a buscar alguna pequeña acción del día a día que puedas cambiar.

Si por ejemplo exiges a tus hijos que terminen siempre todos los deberes antes de las siete, y que además lo hagan de forma autónoma, empieza por ofrecerles tu ayuda si necesitan un poco de refuerzo, y dales la posibilidad de acabarlos más tarde, o de acabar a las siete y entonces corregirlos juntos.

Son solo ideas, pero puedes adaptarlas a aquellas acciones que creas que resultan tóxicas en su crianza, y que te alejan de la crianza que realmente quieres ofrecerles.

Acompañar y guiar sin presionar ni castigar

La crianza respetuosa, antagónica a los modelos de crianza tóxicos, es aquella que toma en cuenta las necesidades de los niños y que respeta sus ritmos.

Para alejarte de estos modelos tóxicos, opta por acompañar a tus hijos sin presionarlos; por ejemplo, en lugar de exigirles que no hagan ciertas cosas, muéstrales qué cosas pueden hacer.

No recurras al castigo (está demostrado que esta estrategia no es educativa, sólo punitiva, ya que no ofrece ninguna enseñanza al niño).

Conoce a tus hijos: ponte en su lugar

Y, por otro lado, además de conocer su forma de ser y de pensar, identifica la etapa del desarrollo que están atravesando tus hijos.

¿Están en la niñez, pubertad o adolescencia? ¿En qué momento evolutivo están? Conocer esto te ayudará a ajustar tus expectativas sobre ellos, qué puedes esperar y qué no, cómo puedes respetar sus ritmos, etc.

Fuente: Bebés y más.

* ¿Qué te pareció el artículo?, ¿has repetido el modelo de crianza con el que fuiste educado(a) con tu hijo(a)?, ¿has hecho cambios para evitar repetir las conductas tóxicas?

Con el gusto de siempre, esta página está dirigida para todos ustedes, que, como yo, están interesados y comprometidos con el mundo de la educación; todas sus participaciones, opiniones y comentarios son muy bien recibidos.

Nos vemos el próximo martes…

Angel


Enlace de referencia: https://www.bebesymas.com/ser-padres/modelos-crianza-toxicos-como-evitar-repetirlos-educacion-nuestros-hijos